martes, 30 de agosto de 2011

A la Virgen de Flores, patrona de Álora




Señora de los surcos y la siembra,
del limón dorado y de la espiga,
libélula y pájaro, molienda
que cada año transforma la semilla.

Señora del tomillo y del romero,
humilde jaramago, lentitud
del trigo y de la hormiga, paz, sendero
que conduce sin pérdida a la luz.

Celeste y vegetal, tanta alborada
renacida en ángeles y humanos,
mana rumor de abejas. Tanta vida,

tanta belleza cabe en tu mirada
que el inmenso milagro de tus manos
bálsamo es al dolor de nuestra herida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario